Experiencias



Dos días en Tilburg...


3ª parte

 

 

Cuando acaba el concierto y después de pasar por el merchandising, y sacar varias fotos de grupo, nos topamos con un Weasly increíble y super-amable, atento y encantador, que nos viene a saludar, especialmente a Laura. Futile (Alberto) nos ayuda en las traducciones y dialogamos con él, nos fotografiamos junto a él, y nos firma varias cosas, entre ellas su propio CD. Nos comenta que dentro de un rato estarán en algún pub de la zona. Que espera vernos allí.

 

Las encantadoras y simpáticas mexicanas quieren a toda costa pillar a Wilson, y nosotros les indicamos que la mejor forma de hacerlo es dirigirse al bus. Al cabo de poco rato sale un apresurado Wilson y algún acompañante dirección a la zona de los pubs. Las mexicanas lo detienen, se sacan alguna foto, y alguna firma. Nosotros nos quedamos al margen para no abusar, visto que ya hemos coincidido con él en varias partes y que parecía tener prisa por llegar al lugar. Una de las mexicanas quería preguntarle acerca de Insurgentes, y le solicita si puede hacerle una pregunta, a lo que Wilson contesta: "Por supuesto. Pero, caminamos mientras?" Durante el paseo yo me situo justo detrás y grabó toda la conversación. Wilson más que caminar, vuela, con esos pasitos saltando tan característicos en él, y que ya pudimos ver en Amberes.

 

Wilson comentó que a parte de ser Insurgentes la avenida más grande y larga de México, en todas partes estaba anunciada, y que en su estancia vio tantas veces repetido el nombre de Insurgentes que le quedó grabado en su mente. Por eso y porque tiene grandes recuerdos de esta estancia, a parte de encantarle México y sus gentes, decidió utilizar Insurgentes como nombre para su álbum en solitario.

 

Llegamos al interior del pub y allí le dejamos respirar puesto que estaba con unos amigos, aunque no todos respetaban su intimidad. Nosotros no quisimos agobiarle más y nos sentamos en una mesa desde dónde podíamos verle. En un momento que la cosa quedó despejada le saqué una foto genial dónde Wilson, a distancia, está saludando con la mano a Laura.

 

Pero lo mejor estaba por llegar. Weasly detectó nuestra presencia y vino a saludar a Laura, una vez más. Se reunió con nosotros y estuvimos dialogando acerca de varias cosas. Por ejemplo nos contó que vive en Tampa, que tiene una hija que acaba de cumplir 20 años y que ya se va a casar, cuando apenas acaba de conocer a su novio. Nos comentó que su hija le trae muchos quebraderos de cabeza y que es su principal preocupación actualmente. También que a ella y a su mujer les había presentado a Laura como su mejor fan (les mostraba el MySpace y los mensajes de Laura) y que la había visto crecer, desde cuando en primera fila solo se adivinaba su cabeza, hasta ahora que ya es toda una mujercita. Nos preguntó que a cual edad asistió a su primer concierto y se sorprendió cuando le respondimos que con 7 años ya seguía a Peter Gabriel y con 10 empezó su etapa con PT.

 

Llegado a este punto se interesó por saber a cuántos conciertos había asistido Laura, y yo fui rápido en contestar: "Hoy es su concierto nº 15 (incluidos 3 de Blackfield) y precisamente hoy cumple 15 años!!". Vaya cosa no le cuento! Repetidamente expresó (yo no sé si iba ya borracho) "esto es fantástico! Esto es fantástico!...". La abrazó, la besó (¿debería preocuparme?), y ya para acabarlo de rematar va en busca de Barbieri, le cuenta la historia y los dos le regalan a Laura un emortivo Happy Birthday, al que nos unimos todos, y con un Barbieri simulando que está tocando un piano imaginario. Laura se emocionó especialmente, emoción que sigue en todavía nos acompaña un par de días después de la escena, y más gracias a Barbieri que permitió que grabáramos en video el momento con la única condición de que no lo colgara en Youtube.

 

Perdón, porque han salidos unos reviews tostones y muy personales, pero es que el nivel de impacto que "soportamos" es considerable. La verdad es que la semana que iniciamos en Barcelona ha sido muy intensa, y una vez más nos sentimos muy afortunados por poder compartir estos inolvidables momentos entre nosotros, pero también con todos vosotros (en Apolo y aquí en el foro) y con tanta buena gente con la que una vez más hemos tenido la suerte de coincidir en Holanda. Insultante calidad humana, donde inluyo al bueno de John Weasly. Y al fin de cuentas esto es lo que más importa y la buena música no deja de ser un excelente pretexto para ello.

 

Como padre me siento orgulloso de poder ofrecer esto a Laura. Y ella lo valora y sabe agradecer como nadie. Y termino haciendo mías las palabras de Jaume, cuando días atrás comentaba que después de algo así uno tiene la sensación, como padre, de que ya lo ha hecho todo en esta vida. Aunque me temo, que por suerte, la música no se apagará aquí, sinó muy al contrario…

 

Laura i Joan Prat